domingo, 1 de diciembre de 2013

Vivero de Empresas de Vicálvaro, una iniciativa del Ayuntamiento de Madrid, para el fomento del emprendimiento

Este blog sigue fomentando la filosofía del emprendimiento y para ello qué mejor que acercarme a ver cómo trabajan nuestros emprendedores en uno de los viveros de emprendimiento que, actualmente, ofrecen sus servicios en la ciudad de Madrid, el Vivero de Empresas de Vicálvaro. Así que me aventuro a aproximarme a sus instalaciones en una gélida mañana de noviembre donde espero encontrarme con Mercedes, responsable de comunicación del vivero y con quien he quedado para que me enseñe las instalaciones y poder ver "in situ" cuál es el día a día de las empresas que aquí se alojan.

En coche me incorporo a la M-40, que a media mañana presenta un tráfico fluido y ágil. En mi camino voy dejando a ambos márgenes de la autopista importantes barrios de la ciudad, Vallecas, Villa de Vallecas, Valdebernardo, Moratalaz, hasta que se presenta ante mí el cartel que indica el desvío que me conducirá a mi destino. Las calles que atravieso son amplias, en ocasiones se convierten en amplias avenidas adornadas de zonas verdes, poco pobladas, la mañana ha amanecido fría y los vecinos del municipio se resguardan en el interior de sus casas a espera de que el sol consiga a lo largo del día aumentar la temperatura de los termómetros.

Poco a poco voy acercándome al edifico del Vivero de Empresas de Vicálvaro (VEV), un gran edificio de ladrillo con forma de H, en el que llama la atención los amplios ventanales que pueblan sus fachadas y que una vez en su interior favorecen la entrada de luz en los diferentes habitáculos que lo integran. Mercedes me espera y tras una breve presentación me sirve de cicerone en una visita que, de principio, se presenta muy interesante.
Foto: Ana Camarero
A lo largo del recorrido hace historia de los inicios del Vivero, una iniciativa conjunta del Ayuntamiento de Madrid a través de su Agencia de Desarrollo Económico – Madrid Emprende – y de la Universidad Pública Rey Juan Carlos (URJC), que abrió sus puertas en Mayo de 2008 y cuyo gerente es José María González-Blach.

La idea que subyace en los Viveros e Incubadoras es que las administraciones sean coadyuvantes lo que permite aumentar el número de empresas creadas y la tasa de supervivencia de éstas mediante la creación de entornos favorables. Proporcionan acompañamiento a través de la formación, el asesoramiento y el tutelaje a fin de que, cuando se gradúen, sus opciones de supervivencia sean mayores que si no hubieran tenido ningún apoyo, lo que se traduce en mayores tasas de creación de empleo y riqueza.

Foto: Ana Camarero

Después de recorrer la planta baja del edificio, accedemos a la primera planta dedicada a desarrollar programas de incubación específicos para el desarrollo de empresas y emprendedores. Una gran sala que acoge un número importante de personas que quieren hacer del emprendimiento una forma de conseguir desarrollar y llevar a cabo sus propios proyectos de futuro. En ella tengo la oportunidad de poder intercambiar pareceres con un grupo de jóvenes, cuya media de edad está entorno a los 30 años y entre los que hay arquitectos, aparejadores, informáticos, etc. Estos jóvenes se han asociado para desarrollar su propio plan de empresa y me cuentan lo difícil que les resultaría trabajar en su proyecto si no fuera por iniciativas como ésta. Para facilitarles el comienzo, el VEV pone a disposición del emprendedor una plantilla de asesores profesionales expertos en diferentes áreas que orientarán al emprendedor en todos los temas que éste requiera para completar su Plan de Negocio, sin ningún coste para él.

Una vez diseñado el proyecto se inicia una nueva etapa en la que se les incluirá en un programa de incubación con la realización de actividades con carácter trimestral, y su seguimiento supone la inversión de entre 2 y 4 horas semanales. El principal objetivo es conseguir que el emprendedor que culmina el programa sea “mejor” empresario en todos los ámbitos que cuando lo empezó. El programa está impartido por un conjunto interdepartamental de profesores de la URJC en ocasiones reforzado por profesionales especializados, emprendedores, inversores y personalidades del ecosistema emprendedor.

Mi ascenso a la siguiente planta me incorpora al mundo del emprendimiento puro y duro, a lo que supone crear una empresa, a historias de alegrias y tristezas, a la lucha por conseguir esa financiación que nunca llega, al apoyo económico de familiares o amigos que se involucran en sus proyectos convencidos del éxito de los mismos,  al día a día de jóvenes que invierten su talento, esfuerzo, trabajo en desarrollar su empresa.

Esta planta del edificio está compartimentada en oficinas de diferentes dimensiones a las que el emprendedor accede bajo el pago de alquileres con precios reducidos, locales a los que muchos de ellos no podrían acceder si no fuera de esta manera. Casi todas las oficinas se encuentran ocupadas, lo que demuestra el grado de emprendimiento que vive actualmente nuestra ciudad. El perfil de los emprendedores está entre 30-35 años y las empresas que aquí se asientan están relacionadas con el sector tecnológico, aplicaciones para móviles, diseño de vídeo juegos,   si bien observo también proyectos relacionados con otros sectores. Integran este conjunto de talento proyectos como los de  ModelArt 3D, Topoingeo, Artdinamica, Theshopexpert, Shot &Shop, Socialnius, Fluff o Lab Cave Apps, entre otros.

Me encuentro con algunos de los usuarios de estas oficinas que, brevemente, me cuentan sus proyectos y cómo están consiguiendo llevarlos a cabo... pero ésto formará parte de una serie dedicada a todos estos futuros "empresarios" que trabajan diariamente para labrarse un futuro.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada