jueves, 31 de octubre de 2013

Los emprendedores españoles no ven la luz al final del túnel pese a las manifestaciones de júbilo

Hace unas semanas tuvo lugar la celebración del Spain Startup & Investor Summit, uno de los eventos para emprendedores más importantes de nuestro país. Durante tres días se sucedieron conferencias, networking, encuentros entre emprendedores, talleres prácticos y contacto con posibles inversores, en un intento por encontrar la próxima startup de moda.

El encuentro fue inaugurado por algunos de los miembros más destacados del Partido Popular madrileño Soraya Saénz de Santa María, Ignacio González y Ana Botella, entre otros, y entre los ponentes el evento contó con la presencia de personas de reconocido prestigio empresarial como el CEO de Endesa Andrea Bretan o a Ezequiel Vidra, Head of Campus Google. 


A lo largo de las tres jornadas que duró el evento, junto a las conferencias y al networking, el Spain Startup & Investor Summit acogió su propia competición para startups (Startup Competition) y actividades paralelas como Appcampus, programa que premia los mejores desarrollos para Windows Phone. Además también abrió espacio para el Startup Village, un mercado virtual que se rige por el “win-win” para todos los actores de este ecosistema empresarial, Emprendedores y BizSpark.

Al acto de clausura asistió el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, quien destacó el ambiente que se respiraba en ese encuentro: «Aquí no hay pesimismo ni derrotismo; hay una energía contagiosa, una pasión y unas ganas de salir adelante, de cambiar el tono de las cosas… del ambiente, para que todos entremos en un círculo que nos llene de esperanza y nos ayude a ser proactivos».

Aunque el ambiente fue de esperanza y ánimo, los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social (MEySS)  sobre las empresas inscritas en la Seguridad Social en septiembre de 2013 no son especialmente alentadores. Sobre la creación de empresas,  se muestra una tasa neta del -0,62%, empeorando  ligeramente con respecto la tasa de agosto (-0,59%).  Las altas experimentan un incremento mensual del 65,84% y del 3,89% anual. En  cuanto a las bajas, se observa un aumento en la destrucción de empresas del  51,91% mensual y del 26,23% anual. 

En referencia a los trabajadores, en septiembre se produjo un descenso del -1,32% mensual del empleo en las PYME,  que supone 93.500 trabajadores menos en este tramo de pequeñas y medianas  empresas. Mientras que el empleo en las grandes empresas decreció un -0,66% mensual, que se  traduce en 33.000 empleados menos. 

En cuanto a la evolución del número de empresas por sectores, todos presentan en septiembre una variación mensual positiva a excepción de los servicios. En términos interanuales, la construcción, con una variación del -9,78%, continúa  siendo el sector con una mayor destrucción de empresas, seguido de la industria (-4,71%) y, finalmente el sector de los servicios (-1,39%). En este mismo ámbito temporal el número de empresas en el sector agrario crece un 2,09%.

En el empleo por sectores, la variación mensual del -1,25% en el sector servicios, y de -0,57% en la construcción, se traduce en una pérdida de 119.700 y de 3.600  puestos de trabajo respectivamente. El sector agrario, después de siete meses  consecutivos de crecimiento, presenta una tasa negativa del 2,38%. 

La mayor variación anual negativa en términos absolutos se produce en el sector servicios (-196.644), en la construcción (-89.960) y en la industria (-71.821).

Estos no son datos especialmente positivos para manifestar como lo hizo hace un par de días el responsable de las cuentas del Estado, Cristóbal Montoro,  que las políticas de ajuste han permitido lograr la estabilidad y confianza para que comience una recuperación que, según su propias palabras,  "ya se empieza a notar en la calle". 

Y es que lo datos son los que son, y en relación a la puesta en marcha de proyectos de emprendimiento en este año 2013 hay que tener en cuenta que: 

     • Dos de cada tres proyectos no cuentan con financiación externa.
     • La falta de crédito hace que únicamente el 2% de las empresas sobrevivan a los 5 años.
     • Las empresas globales con mayor vocación internacional, representan tan solo el 8% de los proyectos presentados.
     • El 86% de los emprendedores son españoles, lo que evidencia la poca atracción del extranjero hacia el mercado español.
     • No existe prácticamente cultura emprendedora en las personas con educación secundaria o formación profesional.

Los emprendedores tienen, prácticamente, los mismos problemas que hace un año cuando se abrió este blog dedicado al fomento del emprendimiento, no hay nada más que acercarse y hablar con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada